gasolineras en espana

Escrito por José - - sin comentarios

Las gasolineras o también llamadas estaciones de servicio sirven para repostar combustible. La gasolina es la sangre de los vehículos de motor. Sin ella, no es posible, actualmente, que los automóviles se desplazen. Aunque ya se han inventado los coches eléctricos, éstos aún no son habituales de ver en las carreteras. Por lo tanto, hoy en día, la gasolina sigue siendo el combustible imprescindible del desplazamiento motorizado.

Las gasolineras, por lo tanto, tienen aún larga vida. Además de vender gasolina y gasóleo, dos combustibles derivados del petróleo, algunas estaciones también proveen combustibles alternativos, como gas natural, gas natural comprimido, etanol, gasohol, biodiésel, gas licuado del petróleo, keroseno e hidrógeno. Y en algunos países, se pueden comprar hasta bombonas de butano y propano para uso personal. Como en Estados Unidos los automóviles tomaban terreno en popularidad, fue necesaria una ampliación en la oferta de gasolineras. Esta crecida importante de vehículos funcionando, fue provocada por Henry Ford al implantar una técnica de producción masiva de coches. Esto permitió adquirir un vehículo a un precio asequible, por lo que aumentó significativamente la demanda y los propietarios de coches. La primera gasolinera nació en 1907 en la ciudad de Seattle, en el estado de Washington, a manos de la empresa Standard Oil of California. Esta compañía fue la pionera en poner carteles informativos en las carreteras, para ubicar las gasolineras más próximas. En España, también se ha adquirido esa costumbre publicitaria. Hay dos tipos de gasolineras: las que pertenecen a las petroleras y tienen una red por todo el país, como Repsol, BP, Shell, Campsa, y las independientes como Eroski, Carrefour. Antes en España, había un monopolio de venta de gasolina, exclusivo a Campsa. Años más tarde, el gobierno abrió el mercado a otras compañías, y ésta se privatizó. La mayoría de conductores opta por repostar en gasolineras de las grandes petroleras donde la calidad de la gasolina es más fiable, al refinarla ellas mismas. Mientras que la de las gasolineras independientes puede llegar a dañar los motores. Muchas veces este tipo de gasolineras compran excedentes, sin saber qué tipo de aditivos contiene. Sea cual sea su elección para repostar, se puede acudir a una estación autoservicio en la que uno mismo se sirve, o a otra donde es un empleado que le llena el depósito. Las gasolineras empezaron vendiendo sólo gasolina. En los años 90 se han transformado y venden todo tipo de productos, en sus pequeñas tiendas. Cuando se va a pagar la gasolina a la caja, la oferta de artículos diversos incita a adquirir alguno. Así las gasolineras amplían sus ganancias. Aparte de gasolina, también podemos adquirir otros productos para coches como limpia parabrisas, líquido para el radiador, o lubricantes. En cuanto a gasolinas, hay varios tipos acordes al tipo de vehículo que tenemos. Hay gasóleo, gasolina sin plomo 98 y 95, y cada vez menos gasolina con plomo, por su alta contaminación y su prohibición. Su precio se rige por el mercado y el gobierno, el cual se lleva los impuestos aplicados al consumo de gasolina. La gasolina de mayor calidad es necesariamente más cara. Por ejemplo, hay coches cuyos motores necesitan gasolinas con octanos. Los más corrientes funcionan perfectamente con una gasolina 95. Por el precio de la gasolina que se ha disparado en los últimos años, numerosas gasolineras son víctimas de robos. Cuantiosos conductores llenan sus depósitos, y se van sin pagar. Para evitar estas pérdidas económicas que suelen ocurrir de noche, las estaciones de servico han tomado ciertas medidas. A partir de medianoche, no se permite repostar y pagar con dinero. Hay que utilizar tarjeta de crédito, o a lo sumo un tope bajo de dinero, que el empleado limita en el surtidor. De esta forma, las gasolineras autoservicio no son tan vulnerables a posibles robos, que eran cada vez más frecuentes por la crisis.

Escribir un comentario

¿Cuál es la última letra en la palabra zamcby?