saber-envejecer

Escrito por José - - sin comentarios

Hace algún tiempo me sorprendí gratamente al oír el eslogan “la arruga es bella” hasta que descubrí que, en realidad se trataba de una campaña publicitaria de un modisto refiriéndose a su colección de prendas confeccionadas con lino.
En la sociedad actual, no está de moda la madurez, la arruga.


Los medios de comunicación, ya sea televisión, diarios, vallas publicitarias, nos venden juventud y belleza; hasta tal punto que resulta frustrante cumplir años.
El inexorable paso de los años se puede suavizar manteniendo el cuerpo en buena forma con un moderado ejercicio físico, una buena alimentación, incluso algún retoque de estética; sin olvidar mantener la buena salud mental interactuando con grupos afines, ejercitando el cerebro…
El fenómeno de la búsqueda de la eterna juventud, tradicionalmente acaparado por las mujeres hoy también se contagia al sexo masculino.
Hombres que potencian su “lado femenino”, hombres “yogurines”, “petitsuisse”, torsos “tableta de chocolate”, proliferan al mismo tiempo que se apuntan a las cremas, botox y tratamientos de depilación integral.
La industria de los productos y tratamientos de belleza dirigidos a “ellos” se encuentra en pleno auge.
Hoy en día se opera todo, se implanta todo: culo, pechos,dientes, pómulos…. Convirtiendo a ambos sexos en “Barbies” de 20, 30, 40, 50, 60 y hasta 70 años.
¿ Tanto miedo tenemos a cumplir años como para someternos a esa atroz tiranía de juventud y belleza ¿
Lo terrible es que parece que todos debemos asumir esta vergüenza por envejecer, convirtiéndonos en “Peter Pan”.
La preocupación, la obsesión por mantener juventud y belleza no nos dejará disfrutar de otras muchas pequeñas cosas, de otros placeres que la vida nos ofrece, que nos harían menos hedonistas y con toda seguridad más felices.
Quizá, si dejamos de mirarnos al espejo como Narciso, florezcamos en la madurez.

Escribir un comentario

¿Cuál es la primera letra en la palabra soyo?